Alice in Wonderland

Un blog sobre lo maravilloso que me ocurre en la vida.

jueves, septiembre 25, 2008

Trabajar para Vivir

Esta generación (entiéndase la mía), tiende vertiginosamente a convertirse en una enorme montaña de workaholics, todos los días escuha uno historias de personas contemporáneas, sobre todo profesionales, entregados a sus trabajos respectivos, comprometidos con los proyectos, los clientes, las empresas, pero cada vez con menos tiempo para vivir, vivir de verdad, hacer cositas de esas que nos hacen sentir vivos, comerse un helado, ir al cine, tomarse un café con un amigo un viernes por la tarde, jugar con un niño (Hijo, sobrino, primo. etc), los niños siempre nos revitalizan. Sobre este tema ya he leído bastante en periódicos y revistas y he visto una que otra nota en la televisión, pero lo que más me ha alarmado es ver como personas cercanas a mi han caído en esta enfermedad y han acabado con su salud; en diciembre del año pasado el ingeniero de sistemas de la empresa donde trabajaba sufrió un aneurisma ocasionado por el exceso de trabajo y murió algunos días después, y ahora mi ex jefe y amigo está internado en una clínica de reposo por un ataque de pánico relacionado igualmente con el exceso de trabajo.

También a mi me pasó, cuando llegué a esta ciudad y empecé a trabajar al frente de una sucursal de la empresa a la que estaba vinculada, sucursal que tuve que inaugurar, con un solo empleado a cargo al principio, y un montón de tareas para hacer, duré más o menos un año trabajando de sol a sol, llevando trabajo a la casa, esclava del celular cuando estaba fuera de la oficina, hasta que empecé a sufrir un montón de dolores extraños en los músculos de los brazos y la espalda y después unos dolores de cabeza constantes e infernales, que tras un minucioso exámen físico no tenían explicación alguna, y terminaron diagnosticándome como "stress", fue así como decidí tomarme unas vacaciones de quince largos días, sin celular, sin periódicos, sin internet, porque ese es el verdadero descanso, y en adelante tomarme las cosas con mucha responsabilidad pero también con calma, ahí aprendí que trabajamos para vivir y no al contrario.

Escribo este post porque recordar esta historia es vital para mi, sobre todo ahora que estoy intentando sacar adelante mi propio proyecto profesional y desde luego estoy enteramente comprometida con él, y cuando me enteré de lo que le pasó a mi ex jefe tuve que sentarme, hacer un recuento de mi propia historia, y darme cuenta que llevo dos meses trabajando de sol a sol, que ayer por ejemplo llegué a la oficina a las 7:30 am, me senté en mi escritorio y me volví a levantar sólo hasta las 3 pm, cuando me dieron ganas de ir al baño, y empiezan a dolerme las piernas, la gastritis se me está reviviendo, ya no me acuerdo cuando fue la última vez que almorcé a la hora del almuerzo y ya hace tres domingos que no llevo a mi carola de paseo por que siempre estoy muy cansada, y me pregunto: Qué estoy haciendo????

Tengo que dejar de mirar la paja en el ojo ajeno y contratar un asistente.

2 Comentarios:

A la/s 5:07 p. m., Blogger Got Largo? dijo...

Hola Ali:

Yo conozco un par de personajes asi . . .

Me da pesar porque no disfrutan de su vida ni de su familia.

Que pesar el dia que me digan que se infartaron, porque al fin de cuentas las compañias seguiran su camino y los finados tomandose las vacaciones (que nunca se tomaron) en la tumba.

 
A la/s 8:05 a. m., Blogger Sebastián Dávila dijo...

Esa fue la interminable pelea con mi jefe.

Ella quería que me quedara trabajando hasta las 10 de la noche por el compromiso con la empresa, yo le decía que yo tenía una vida, una novia, una mamá y unos amigos... que yo trabajaba para vivir y no al contrario y que nada en este mundo era tan urgente como la gente lo hace ver.

Saludotes

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal