Alice in Wonderland

Un blog sobre lo maravilloso que me ocurre en la vida.

martes, diciembre 22, 2009

Cómo es que me llamo?

Creo que a todos nos pasa que nos dicen de diferentes maneras, los amigos, los compañeros de trabajo, los subalternos, los familiares más cercanos, los familiares menos cercanos etc. Creo también que eso tiende a ser más común en las personas que tienen nombres compuestos, cosa que no es mi caso, mi nombre sin más es Alicia, pero pese a eso mi familia nada más, para no ir más lejos, ha tenido a bien a lo largo de mi existencia denominarme de mil formas distintas, ahí les van los ejemplos:

Ali, es el más común, de lo más normal.
Alitos, Aleta, Alix... todos estos derivados del "Ali" y así un día llegaron hasta Asterix pero no pegó (por fortuna).
Alice, muy obvio... pero de este se desprendió la maña de llamarme Alice Cooper, lo que terminó, en Cooper, Coop, Coops, y hasta Oops!.

Hasta ahí todo muy bien, esas cosas pasan, a todos estos nombres me he acostumbrado, pero a lo que si me resisto es a aceptar la nueva "Chapa" que me puso mi hermano, ahora le ha dado por llamarme: "Cli", a mi eso me suena como a nombre de grillo o cualquier otro insecto, es demasiado simple incluso para un perro o un gato, apenas si alcanza para insecto mayor.

La historia es más o menos que en estos días yo le dejé una notica en una pizarra que tenemos para ese efecto en mi casa, ya que su trabajo a veces es nocturno y terminamos pasando días sin vernos -a pesar de que vivimos juntos-, el chiste es que firmé la notica como Ali, así normalmente lo hago, pero parece ser que no me quedó muy bien hecha la letra y el entendió "Cli" y así me quedé, lo peor es que entre más le digo que me molesta que me llame así, pues más insiste él en decirme "Cli", el asunto es tan grave que esta mañana hasta Cacerola cambió su tierno "mom" por un chao "Cli".... estoy viviendo con el enemigo!!!

Etiquetas:

1 Comentarios:

A la/s 9:17 a. m., Blogger Akeronte dijo...

Algunos me dicen por el nombre que tengo en la cédula. Otros, cada vez más me dicen Akeronte.

O cuando se les da la gana a los profesores, me llaman indistintamente Sergio o David (el último es más cercano al de la cédula).

Pero, la mayoría de veces, no me dicen nada. No me hablan.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal