Alice in Wonderland

Un blog sobre lo maravilloso que me ocurre en la vida.

miércoles, noviembre 15, 2006

Alice in coffeeland

Llegué a Armenia en diciembre del año pasado, en lo que se suponía era una misión temporal, me enviaron de la empresa a apoyar la apertura de la agencia del eje cafetero, inicialmente hablamos de quedarme tres meses mientras se acomodaba el funcionamiento general de la agencia y se entrenaban las personas que iban a trabajar con nosotros, después se dijo que un año, y así fue como tuve que conseguirle colegio a mi hija, y aproveché para inscribirme en la especialización, que no entiendo porqué aquí es mucho más barata que en Bogotá.

Inicialmente tenía que regresar a Bogotá una vez al mes para rendir informes acerca del funcionamiento de la oficina y encargarme de algunas cuentas que todavía tenía pendientes allá, pero hace 15 días me hicieron saber que la empresa no tiene intención alguna de mandarme de regreso y que debo quedarme aquí por lo menos otro año, al principio me dio ira y hasta ganas de renunciar, pero lo he estado pensando detenidamente y la verdad es que estar aquí cerca de mi familia no está del todo mal, aquí la vida es más tranquila y mucho más barata, mi hija puede compartir con sus primitos, tíos, abuelitos, y no solo conmigo como nos pasaba en Bogotá.

Acabo de decirle a mi prima que aún vive en Bogotá que me envíe las pocas cosas que quedan en mi antiguo apartamento y que empiece a buscar un inquilino, por que no voy a volver, por lo menos no pronto. Es este un acto de aceptación, y resignación, he concluído que si tengo que quedarme aquí pues me voy a dedicar a ver lo bueno de esta tierra. Aunque extrañaré montones mi querida Bogotá.

Etiquetas:

1 Comentarios:

A la/s 4:51 p. m., Anonymous Patton dijo...

bueno, pues unas por otras ....

y el apartamento donde es, cuanto vale y por que tan caro? ;) ¿se reciben posts como forma de pago?

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal