Alice in Wonderland

Un blog sobre lo maravilloso que me ocurre en la vida.

lunes, octubre 30, 2006

Disfraces

Estas épocas de Halloween, irremediablemente lo transportan a uno a su más tierna infancia, a mi particularmente además de eso, me remiten a mis últimos años universitarios, cuando con otras 3 compañeras que ya eran madres, organizábamos una fiesta de halloween para los hijos de estudiantes, profesores y trabajadores administrativos de la Universidad, durábamos una semana dedicadas exclusivamente a la fiesta, y durante este tiempo abandonábamos nuestras labores casi por completo, la noche anterior a la fiesta amanecíamos haciendo los adornos, empacando las sorpresas, etc. etc, maldeciamos sin fin y prometíamos solemnemente no volver a hacer semejante trabajo nunca más, pero al año siguiente ahí estábamos otra vez, rogando por el anticipo, pidiendo plata en la U, inscribiendo los niños, consiguiendo los recreadores, y armando la fiesta!!!!

Me acuerdo que una de esas tardes empezamos a hablar de nuestras experiencias con los disfraces, cuando estábamos pequeñas, esas historias siempre están llenas de anécdotas divertidísimas acerca del ingenio de nuestros padres para inventarse disfraces inentendibles, y convertirlo a uno en el hazmerreír de los crueles compañeritos del colegio, pero particularmente me acuerdo de una de mis amigas, que nos contaba como una vez se puso muy digna y dijo que ya no tenía edad para disfrazarse y se arrepintió justo la noche anterior, ante la premura la pobre mamá, decidió buscar entre las cosas existentes en la casa algo que sirviera para disfrazar a la muchachita, que además a esas alturas pretendía conseguir un disfraz de conejo, pues bien, esta señora terminó poniéndole una trusa verde, con una colita de algodón y unas improvisadas orejas de cartón pegadas de una diadema, al llegar al colegio los compañeritos a lo lejos le gritaban, llegó una rana! llegó una rana!.

Cuando tenía 6 años me dió por disfrazarme de spiderman, mi mamá se horrorizó y trató de convencerme de que ese era un difraz para niños y no para niñas, pero yo insistí y ella terminó dándome gusto, durante años fui ridiculizada por mi numerosa familia con este episodio, y de una u otra forma terminé sintiéndome avergonzada por eso. Pero esa tarde mientras hablábamos con mis compañeras sobre nuestros disfraces decidí contarles que me había disfrazado de spiderman, a la espera de las burlas que consideraba justificadas, y cual no fue mi sorpresa cuando todas me miraban sorprendidas y me decían "a usted la dejaron? siempre quise disfrazarme de spiderman y mi mamá no me dejó!!!", desde entonces lo cuento con orgullo y trasladé las fotos de ese Halloween al albúm de mostrar.

Mi pequeña, quiso disfrazarse este año de dragón, esperemos que se vea bien y se goce mucho su sexto halloween.

Etiquetas:

1 Comentarios:

A la/s 12:45 p. m., Anonymous pequeña padawan dijo...

qué rico haber podido ser spiderman, qué rico que su hija tenga siempre quien le acolite los disfraces que se le ocurran, por inusuales que sean. saludos...

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal