Alice in Wonderland

Un blog sobre lo maravilloso que me ocurre en la vida.

miércoles, enero 31, 2007

Javier

Javier es mi único hermano, cuando él nació yo tenía ya 6 años, al poco tiempo, cuando todavía era un bebé mis papás se separaron, y nosotros también, yo me quedé a vivir con mi padre mientras el pequeño Javier se fue con mi Madre.

Diez años después, ante un nuevo fracaso amoroso y un pobre panorama laboral mi Madre decidió regresar a su natal Armenia y trajo consigo a Javier, así las cosas estábamos cada vez más lejos, un año más tarde mi Padre se les unió y yo me quedé sola en Bogotá, aquí ellos tardarían tres años más en formar nuevamente una familia.

Hace un año, cuando yo también vine a vivir a Armenia mis padres decidieron irse a vivir a la finca, en una pequeña población ubicada a 15 minutos de aquí, pero Javi no quería irse con ellos, así que lo adopté y desde entonces vivimos juntos, nunca antes habíamos vivido juntos, a los quince días descubrí que no nos conocíamos y que somos tan diferentes como el día y la noche.

Javier es un niño, ha vivido de una forma totalmente diferente a la mía, ahora tiene 21 años y jamás ha trabajado, nunca había tendido una cama, lavado un plato, trapeado un baño... etc, no le gusta leer, adora las películas de artes marciales y toda la saga de scary movie, es un "chico popular" tiene millones de amigos que lo llaman y visitan todo el tiempo, tiene una Banda de Hard Core (por esta razón lo llamo bandido, bandolero y vándalo), toca guitarra desde los 4 años, es el super deportista: juega fútbol, practica natación, levanta pesas y hace 2 horas de Gym diarias... he llegado a concluír que lo único que tenemos en común son nuestros apellidos.

Vivir con Javier ha sido una experiencia enriquecedora, aunque confieso que peleamos todos los días, es evidente que nos queremos mucho y nos apoyamos mutuamente, a mi lado ha aprendido muchas cosas y ha tenido que asumir pequeñas responsabilidades y finalmente mis padres están contentos con el resultado de semejante experimento. El es el hombre de mi casa, se encarga de todas las tareas masculinas y me ayuda mucho con mi pequeña hijita, a quien adora y con quien se entiende mejor que conmigo, a veces creo que hablan el mismo idioma... cosas de la edad supongo.

Hace media hora recibí una llamada, era él, mi hermano, para contarme que lo suspendieron un semestre de la universidad por un problema de notas, esta noticia me destroza el corazón porque me parece terrible que mi hermano se vea obligado a suspender sus estudios, pero por otro lado saber que acude a mi en primera instancia, me ha hecho sentir que por fin él me ve como su hermana mayor, que me tiene confianza y que cuenta conmigo, ahora creo que entiendo lo que es tener un hermano.

Gracias Javi, por tu apoyo, tu paciencia y tu confianza, te adoro hermanito.

Etiquetas:

1 Comentarios:

A la/s 10:57 a. m., Blogger El Cuajinais dijo...

Oíste, qué post tan bacano!!
Yo tengo la fortuna de tener tres hermanas con las que puedo contar siempre que necesite y eso es del putas...

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal